.
.

1534-1600



1534

Por esta fecha llegan al valle del Arequipa probablemente los primeros españoles, enviados por el Gobernador Francisco Pizarro, para hacer un recuento de las tierras y de la población, antes de proceder a su reparto entre los conquistadores. 



1537

Al regreso de Chile, el Adelantado Diego deAlmagro se detiene en Arequipa, para dar un descanso a su ejército exhausto, antes de marchar en auxilio de su socio Pizarro, amenazado por la rebelión de Manco Inca. 

  





1539

Abril. Recorriendo sus dominios, un destacamento de soldados pizarristas llega al valle de Arequipa, se establece en el poblado de los yarabayas y, en una muestra de fervor militar, dedica a San Lázaro una ermita, en recuerdo del triunfo que éste les deparara un año antes en la batalla contra el ejército de Almagro.

Setiembre. El Gobernador Francisco Pizarro llega a Arequipa, en busca de un lugar apropiado para fundar una ciudad, que facilite una salida al mar a las ciudades mediterráneas del Cusco, La Paz y La Plata. Imprevistamente, sin embargo, tiene que partir al Cusco para recibir unas ofrendas tentativas de paz de Manco Inca, no sin antes nombrar una comisión encargada de seguir buscando un lugar para fundar la nueva ciudad, la cual recorre los valles de Vítor, Siguas y Camaná.

Noviembre. El Adelantado Pedro de Valdivia llega a Arequipa con el objeto de ultimar los preparativos para la conquista de Chile.


En el mismo mes, se funda la nueva ciudad en el valle de Camaná, en razón de su amplitud, fertilidad y fácil salida al mar. 


1540

Enero. Se produce el Reparto General de Encomiendas, y las tierras de cultivo del valle de Arequipa, así como la totalidad de sus habitantes, quedan adscritos a media docena de encomenderos y a una Orden religiosa.


Al poco tiempo de haberse fundado la nueva ciudad, llamada Villa Hermosa de Camaná, varios de sus vecinos se dirigen al Gobernador Francisco Pizarro manifestándole su preocupación por la muerte de muchos áborígenes, así como de algunos españoles, como consecuencia de enfermedades desconocidas, por lo que piden el traslado de dicho poblado al valle de Arequipa.

Junio. El Gobernador expide un Mandamiento en la Ciudad de los Reyes, ordenando realizar una consulta entre los vecinos más notables, sobre e! traslado de Villa Hermosa al valle de Arequipa.
Julio. Los vecinos al ser consultados declaran que e! valle de Arequipa es más sano que el de Camaná, acto seguido un pregón ordena que todos los vecinos de Camaná deberán trasladarse al valle de Arequipa.


Agosto. El día 15, el Muy Magnífico Señor Teniente Gobernador, don Garcí Manuel de Carbajal, cumpliendo el Mandamiento del Gobernador Francisco Pizarro, procede con toda solemnidad a la nueva fundación de Villa Hermosa. Después de celebrarse una misa de Te Deum, seguido de un séquito de hidalgos, conquistadores y frailes, llevando consigo una cruz y una picota, y poniendo por testigos a cuantos le rodeaban, dijo que «Fundaba y Fundó la Villa Hermosa» en el valle de Arequipa, en el día de la Asunción de la Virgen María. En el lugar designado para Plaza Mayor, planta la picota, símbolo de la Justicia; y en el lugar señalado para la iglesia, coloca la cruz, símbolo de la redención. Reconoce los derechos y obligaciones que como a Villa le corresponden, y blandiendo su espada amenaza a quienes pretendan ultrajarla o contrariar sus propósitos, despliega luego los pendones de Castilla en señal de dominio y señorío, y la bautiza cristianamente con el nombre de Villa Hermosa. 


1541

Al poco tiempo de fundada la Villa Hermosa de Arequipa la elevó Carlos V de España y I de España a la categoría de ciudad, por real cédula fechada en Fuensalida (Toledo), el 22 de septiembre de 1541. Fue por Real Cédula 7 de octubre de 1541, que el citado Emperador le concedió a la ciudad su Escudo de Armas:

...Y por la presente hacemos merced y queremos y mandamos que ahora y de aquí adelante la dicha Ciudad de Arequipa haya y tenga por sus armas conocidas un Escudo que en lo bajo de él esté un Río y sobre él un mogote del cual salgan unos humos a manera de volcán, y a los lados del cerro mogote, de la una parte, y de la otra; estén unos árboles verdes y encima de ellos dos leones de oro, de la una parte, y el otro de la otra; todo ello en campo colorado; y por orla ocho flores de lis y de oro en campo azul, y por timbre un yelmo cerrado; y por divisa un grifo con una bandera en las manos en la cual estará escrito las letras del nombre de Mi el Rey; con sus trascoles y dependencias y follajes de azul y oro según que aquí van figurados y pintados; las cuales dichas armas damos a la dicha Ciudad de Arequipa por sus Armas y Divisa...




1544

El Cabildo inicia la construcción de la Iglesia Mayor, con portada de piedra volcánica del color de la nieve, que le valdría a Arequipa el sobrenombre de Ciudad Blanca. El mismo año, los religiosos dominicos, que habían participado en la fundación de Arequipa, erigen su propio templo y convento.

14 de febrero de 1544: los representantes del Consejo, Justicia y Dirección de la ciudad firmó un contrato con el arquitecto Pedro Godínez, entonces regente de la ciudad y commendador de San Juan Bautista de Characato, y los carpinteros Juan Rodríguez y Gregorio Álvarez a construir la iglesia.



1546

La flamante ciudad cierra a cal y canto sus ámbitos a la población nativa, obligándola a trasladar sus ranchos y bohíos fuera de la traza urbana. Es la otra fundación de Arequipa, la que habría de dar lugar a la ciudad mestiza. Porque este espacio, situado más allá de la urbe y más acá del campo, se convertiría con el tiempo en el crisol donde terminarían por fundirse las tradiciones urbanas blancas y las tradiciones aldeanas andinas.


Por esta época se establece en la ciudad el poeta español Diego Martínez de Rivera, que ejercita su «divino ingenio», como luego diría el mismo Miguel de Cervantes, pergueñando loas al incomparable clima de Arequipa, tierra de «eterna primavera». Así empieza la literatura en este rincón del mundo, con una descripción del paisaje natural. Otro de los llamados poetas peruleros es el arequipeño Alonso Picado, a quien el autor del Quijote elogia e incluso honra llamándolo hermano:

Aquí debajo de felice estrella
Un resplandor salió tan señalado,
que de su lumbre la mejor centella,
 nombre de oriente a occidente ha dado

cuando esta luz nació, nació con ella todo el valor:
nació Alonso Picado, nació mi hermano... 



1551

Los mercedarios y franciscanos se afincan en la ciudad, y levantan su templo y convento. 








1552

El Cabildo funda el primer hospital, al que da el nombre de Nuestra Señora de los Remedios, el 27 de septiembre.






1553


Pedro de Cieza de León, continuando con los encomios del clima de Arequipa, en su Crónica del Perú afirma que «es tan bueno el asiento y temple de esta ciudad, que se alaba por la más sana del Perú y más apacible para vivir». 






1555

De igual modo, Agustín de Zárate en su Historia del descubrimiento y conquista del Perú dice de Arequipa que es un pueblo «muy sano y abundante de todo género de comida». 









1558


Destruido el puente colgante del tiempo de los Incas, el Cabildo acuerda levantar en su reemplazo otro de piedra con arcos de bóveda. 




1559


El Cabildo funda la primera escuela de un aula, para la enseñanza de gramática.








1571

Según el recuento realizado por el Virrey Toledoen su Visita General, la población indígena de Arequipa era 10 860 personas, cifra que seguiría disminuyendo en los años siguientes. Esto de debería, más que a la brutalidad del trato que les dispensaban los encomenderos españoles, al hecho de que la primitiva población indígena de Arequipa la constituían los ayllus transplantados, inmigrantes que terminaron por retornar a sus comunidades de origen.




1572

En 1752 Ventura Travada y Córdova sostuvo que había más de 3000 chicherias en la ciudad y sus suburbios, José María Blanco contó 2000 mas de 80 años despues , algunas con nombres  coloridos como "El Mundo al revés", "El infierno", "la fachenda", "el veneno"












1579


De acuerdo con las autoridades eclesiásticas, el Cabildo funda el primer monasterio de religiosas, al que da el nombre de Santa Catalina, para monjas de clausura. 





1580

Fallece en enero , Don Juan de la Torre y Díaz Chacón, primer alcalde de Arequipa , y uno d elos conquistadores de "la Isla del Gallo"














1582

Un terremoto destruye casi por completo la ciudad, que estuvo a punto de ser trasladada a otro lugar por la autoridad virreinal; pero sometida la cuestión a la decisión de los pobladores, estos determinan reconstruida en el mismo emplazamiento. 







1590

Se inicia en el año de 1590 la construcción de la iglesia de la Compañia y estuvo bajo la dirección del hermano Felipe y fue terminada de construir en 1698.













1600

La, explosión del volcán Huaynaputina aterroriza nuevamente a la ciudad. Precedida por más de doscientos temblores, «que se alcanzaban unos a otros», la explosión se hizo sentir con toda su fuerza la noche del viernes 18 de febrero. En los días siguientes comenzó a caer una lluvia de cenizas, acompañada de rayos y relámpagos, oscureciendo la ciudad, al punto que en la tarde del domingo siguiente ya no se «veía el cielo, ni la tierra, ni unos a otros». Y mientras el volcán seguía bullendo, se dice que un río de fuego y lodo bajaba hacia el mar, cociendo el pescado «por espacio de dos leguas».

Empeñado en describir la naturaleza con sus terribles conmociones, el poeta Diego Mexía de Fernangil dice en su Egloga  El Dios Pan:

La gente vio su hacienda sepultada y por el suelo cuanto la autoriza y quedó con temor, más no enmendada. y por el suelo cuanto la autoriza No, que la ceniza del Omate con diluvio prodigioso, la nubla, asombra, abraza y cauteriza.

Pero, lo de Arequipa ha sido cuento aunque visto, increíble, pues vencieron sus cenizas al mismo pensamiento. Por infinitas leguas se esparcieron, al Sol por muchos meses eclipsaron; los caudalosos ríos se ahogaron, a Omate y otros pueblos destruyeron y después, a pesar de sus represas, mil heredades con furor rodaron. 

Ver también : http://es.wikipedia.org/wiki/Distrito_de_Quinistaquillas

Fuente : Cesar Delgado Diaz del Olmo


No hay comentarios :

Publicar un comentario